miércoles, 17 de diciembre de 2014

Pensamientos para pensar

De todos los animales de la creación el hombre es el único que bebe sin tener sed, come sin tener hambre y habla sin tener nada que decir. 


Existen dos tipos de esparadrapo: el que no se pega y el que no  puede despegarse. 


Si buscas una aguja, no busques en un pajar, busca en un costurero.


Las ideas son como las pulgas, saltan de unos a otros pero no pican a todos.


Quien no comprende una mirada, tampoco comprenderá una larga explicación.


Cuando llega el tiempo en que se podría, ha pasado el tiempo en que se pudo.


Conviene reír sin esperar a ser dichoso, no sea que nos sorprenda la muerte sin haber reído.


La puerta mejor cerrada es aquella que puede dejarse abierta.


El pobre puede morir; lo que no puede es estar enfermo.


Quedarse en lo conocido por miedo a lo desconocido, equivale a mantenerse con vida pero no vivir.


No engañes a tu corazón con inútiles palabras que solo demostrarían la escasez de tu inteligencia.


Los que hacen mucho ruido cuando viven reposan tras su muerte en tanto silencio como los que no lo han hecho.


Las flores se deshojan aunque las amemos, las malas hierbas crecen aunque las aborrezcamos.


Nunca es largo el camino que conduce a la casa de un amigo.


La pintura es poesía muda; la poesía, pintura ciega.


Todo se puede conseguir si se desea con la suficiente desesperación.


Mi pasatiempo favorito es dejar pasar el tiempo, tener tiempo, tomarme mi tiempo, perder el tiempo, vivir a contratiempo.


En el fondo de nosotros mismos siempre tenemos la misma edad.


Cuanto menos piensan los hombres, más hablan.


El sexo es hereditario. Si tus padres jamás lo practicaron, es muy probable que tú tampoco.


Si sólo tienes un martillo todo te parecerán clavos 

No hay comentarios:

Publicar un comentario